Ayahuasca Info

26 de diciembre de 2014

¿Qué significa no estar dividido? - Adyashanti

¿Qué significa no estar dividido? En estas enseñanzas he hablado de no estar dividido, y he equiparado el despertar con hallarse en el estado no dividido. Pero quiero asegurarme de que nadie se equivoque con respecto a la idea de qué significa no estar dividido. La no división es el efecto del despertar, la expresión de la realización de nuestra verdadera naturaleza. Como he dicho, no estar dividido no tiene nada que ver con ser perfecto ni con ser santo. Asimismo, después del despertar no hay garantía de que en un momento particular no vuelvas a experimentar la división de alguna manera; no hay garantía de que la división no vuelva a aparecer. De hecho, ser libre, estar despierto, es soltar la preocupación por este tipo de cosas, por lo despierto que está o deja de estar uno. 

Uno de los grandes poemas de la tradición zen acaba con esta descripción del estado del despertar: «Estar libre de ansiedad con respecto a la imperfección». Así, no estar dividido no significa ser perfecto. No estar dividido no se adecua a las imágenes que podemos tener en nuestra mente sobre la santidad o la perfección. Si alguien examinase mi vida, estoy seguro de que se le ocurriría muchas razones para decir cosas como: «Oh, eso no encaja con mi idea de lo que es un ser iluminado. Eso no encaja con la idea de cómo es un ser no dividido». Estoy seguro de que mi vida no encajaría con muchas de las ideas que tiene la gente sobre la iluminación. Porque, en realidad, soy una persona mucho más común de lo que la mayoría de la gente se imagina. Para mí, parte del despertar es morir en lo ordinario, en la no ansiedad. 

Independientemente de lo que alguien pudiera decir al mirar a mi vida o a la vida de cualquier otra persona, el estado de no división no es algo que puedas entender hasta que empieza a despertar dentro de ti. Únicamente puedo animarte a no creer en ninguna imagen de santidad o de perfección que pueda surgir en tu mente, porque dichas imágenes sólo son un obstáculo. No estar dividido —ver y actuar desde la no separación, desde la unidad— es algo que cada uno de nosotros debe descubrir por sí mismo. 

¿Cómo es ver más allá del amor y del odio, más allá del bien y del mal, más allá de lo correcto y lo equivocado? Tenemos que descubrir todo esto en nuestra propia experiencia. Evaluar la experiencia que tienen otros de la no división no es útil. Lo único que importa es dónde estás tú. En cualquier momento dado, ¿experimentas y actúas desde la división, o experimentas y actúas desde la unidad? ¿Cuál es cuál? 

Puede ser fácil malinterpretar lo que digo y creer que significa que todas las emociones negativas son indicadoras de división. No es esto lo que quiero decir. Uno puede estar triste o apenado, o sentir ira, sin estar dividido. En nuestra cultura occidental no tenemos mucho contexto para esta idea. Sin embargo, en Oriente hay toda una letanía de deidades iracundas. Por ejemplo, en las tradiciones hindú y budista tibetana, las personificaciones de Dios y de lo Divino no siempre están sentadas en un loto celestial sonriendo beatíficamente. En esas tradiciones, así como en otras tradiciones del mundo, la espiritualidad incluye una gran variedad de las experiencias emocionales humanas. Así, uno no debería concluir que la presencia de emociones negativas —o de lo que nosotros llamamos emociones negativas— es un indicativo de ilusión. La clave radica en ver si la emoción se deriva de la división o no. Si lo hace, la emoción se basa en una ilusión. Si indagas sinceramente y descubres que una emoción no es producto de la división, no se basa en la ilusión. Ver esto nos abre una amplia variedad de emociones. Nos abrimos y nos convertimos en un gran espacio en el que los vientos de las distintas emociones pueden viajar por nuestro sistema.

Adyashanti. El final de tu mundo


23 de diciembre de 2014



 Sandro Botticelli 


Metamorphoses (Ovidius)/Liber I



Primus amor Phoebi Daphne Peneia, quem non
453
fors ignara dedit, sed saeva Cupidinis ira,
454
Delius hunc nuper, victa serpente superbus,
455
viderat adducto flectentem cornua nervo
456
'quid' que 'tibi, lascive puer, cum fortibus armis?'
457
dixerat: 'ista decent umeros gestamina nostros,
458
qui dare certa ferae, dare vulnera possumus hosti,
459
qui modo pestifero tot iugera ventre prementem
460
stravimus innumeris tumidum Pythona sagittis.
461
tu face nescio quos esto contentus amores
462
inritare tua, nec laudes adsere nostras!'
463
filius huic Veneris 'figat tuus omnia, Phoebe,
464
te meus arcus' ait; 'quantoque animalia cedunt
465
cuncta deo, tanto minor est tua gloria nostra.'
466
dixit et eliso percussis aere pennis
467
inpiger umbrosa Parnasi constitit arce
468
eque sagittifera prompsit duo tela pharetra
469
diversorum operum: fugat hoc, facit illud amorem;
470
quod facit, auratum est et cuspide fulget acuta,
471
quod fugat, obtusum est et habet sub harundine plumbum.
472
hoc deus in nympha Peneide fixit, at illo
473
laesit Apollineas traiecta per ossa medullas;
474
protinus alter amat, fugit altera nomen amantis
475
silvarum latebris captivarumque ferarum
476
exuviis gaudens innuptaeque aemula Phoebes:
477
vitta coercebat positos sine lege capillos.
478
multi illam petiere, illa aversata petentes
479
inpatiens expersque viri nemora avia lustrat
480
nec, quid Hymen, quid Amor, quid sint conubia curat.
481
saepe pater dixit: 'generum mihi, filia, debes,'
482
saepe pater dixit: 'debes mihi, nata, nepotes';
483
illa velut crimen taedas exosa iugales
484
pulchra verecundo suffuderat ora rubore
485
inque patris blandis haerens cervice lacertis
486
'da mihi perpetua, genitor carissime,' dixit
487
'virginitate frui! dedit hoc pater ante Dianae.'
488
ille quidem obsequitur, sed te decor iste quod optas
489
esse vetat, votoque tuo tua forma repugnat:
490
Phoebus amat visaeque cupit conubia Daphnes,
491
quodque cupit, sperat, suaque illum oracula fallunt,
492
utque leves stipulae demptis adolentur aristis,
493
ut facibus saepes ardent, quas forte viator
494
vel nimis admovit vel iam sub luce reliquit,
495
sic deus in flammas abiit, sic pectore toto
496
uritur et sterilem sperando nutrit amorem.
497
spectat inornatos collo pendere capillos
498
et 'quid, si comantur?' ait. videt igne micantes
499
sideribus similes oculos, videt oscula, quae non
500
est vidisse satis; laudat digitosque manusque
501
bracchiaque et nudos media plus parte lacertos;
502
si qua latent, meliora putat. fugit ocior aura
503
illa levi neque ad haec revocantis verba resistit:
504
'nympha, precor, Penei, mane! non insequor hostis;
505
nympha, mane! sic agna lupum, sic cerva leonem,
506
sic aquilam penna fugiunt trepidante columbae,
507
hostes quaeque suos: amor est mihi causa sequendi!
508
me miserum! ne prona cadas indignave laedi
509
crura notent sentes et sim tibi causa doloris!
510
aspera, qua properas, loca sunt: moderatius, oro,
511
curre fugamque inhibe, moderatius insequar ipse.
512
cui placeas, inquire tamen: non incola montis,
513
non ego sum pastor, non hic armenta gregesque
514
horridus observo. nescis, temeraria, nescis,
515
quem fugias, ideoque fugis: mihi Delphica tellus
516
et Claros et Tenedos Patareaque regia servit;
517
Iuppiter est genitor; per me, quod eritque fuitque
518
estque, patet; per me concordant carmina nervis.
519
certa quidem nostra est, nostra tamen una sagitta
520
certior, in vacuo quae vulnera pectore fecit!
521
inventum medicina meum est, opiferque per orbem
522
dicor, et herbarum subiecta potentia nobis.
523
ei mihi, quod nullis amor est sanabilis herbis
524
nec prosunt domino, quae prosunt omnibus, artes!'


525
Plura locuturum timido Peneia cursu
526
fugit cumque ipso verba inperfecta reliquit,
527
tum quoque visa decens; nudabant corpora venti,
528
obviaque adversas vibrabant flamina vestes,
529
et levis inpulsos retro dabat aura capillos,
530
auctaque forma fuga est. sed enim non sustinet ultra
531
perdere blanditias iuvenis deus, utque monebat
532
ipse Amor, admisso sequitur vestigia passu.
533
ut canis in vacuo leporem cum Gallicus arvo
534
vidit, et hic praedam pedibus petit, ille salutem;
535
alter inhaesuro similis iam iamque tenere
536
sperat et extento stringit vestigia rostro,
537
alter in ambiguo est, an sit conprensus, et ipsis
538
morsibus eripitur tangentiaque ora relinquit:
539
sic deus et virgo est hic spe celer, illa timore.
540
qui tamen insequitur pennis adiutus Amoris,
541
ocior est requiemque negat tergoque fugacis
542
inminet et crinem sparsum cervicibus adflat.
543
viribus absumptis expalluit illa citaeque
544
victa labore fugae spectans Peneidas undas
545
'fer, pater,' inquit 'opem! si flumina numen habetis,
546
qua nimium placui, mutando perde figuram!'
547
[quae facit ut laedar mutando perde figuram.]
548
vix prece finita torpor gravis occupat artus,
549
mollia cinguntur tenui praecordia libro,
550
in frondem crines, in ramos bracchia crescunt,
551
pes modo tam velox pigris radicibus haeret,
552
ora cacumen habet: remanet nitor unus in illa.


553
Hanc quoque Phoebus amat positaque in stipite dextra
554
sentit adhuc trepidare novo sub cortice pectus
555
conplexusque suis ramos ut membra lacertis
556
oscula dat ligno; refugit tamen oscula lignum.
557
cui deus 'at, quoniam coniunx mea non potes esse,
558
arbor eris certe' dixit 'mea! semper habebunt
559
te coma, te citharae, te nostrae, laure, pharetrae;
560
tu ducibus Latiis aderis, cum laeta Triumphum
561
vox canet et visent longas Capitolia pompas;
562
postibus Augustis eadem fidissima custos
563
ante fores stabis mediamque tuebere quercum,
564
utque meum intonsis caput est iuvenale capillis,
565
tu quoque perpetuos semper gere frondis honores!'
566
finierat Paean: factis modo laurea ramis
567
adnuit utque caput visa est agitasse cacumen.


Garcilaso de la Vega(1501-1536)

Soneto XIII
A Dafne ya los brazos le crecían
y en luengos ramos vueltos se mostraban;
en verdes hojas vi que se tornaban
de áspera corteza se cubrían
los cabellos qu'el oro escurecían; 5
lancos pies en tierra se hincaban y en torcida
los tiernos miembros que aun bullendo 'staban; los bs raíces se volvían. Aquel que fue la causa de tal daño,
que con lágrimas regaba. ¡Oh miserable estado
a fuerza de llorar, crecer hacía 10 este árbol ,, oh mal tamaño, que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón por que lloraba!

21 de diciembre de 2014

El aburrimiento - Chogyam Trungpa

El aburrimiento presenta varias facetas. Por un lado, tiene el sentido de que no ocurre nada y de que, en consecuencia, esperamos que suceda algo. Pero también es posible llegar a apreciar el aburrimiento y disfrutar de él. Sin embargo, para trascender la actitud frívola de querer sustituír el aburrimiento por otra cosa, debemos cultivar primeramente cierta disciplina. El trabajo sobre la respiración. El mero hecho de prestar atención a la respiración es algo muy monótono y poco espectacular. No nos abre el tercer ojo ni los chakras ni nada por el estilo, sino que nos convierte en algo similar a la estatua de un buda abandonado en medio del desierto. No ocurre nada, absolutamente nada.

Es extraño pero cuando nos damos cuenta de que no está pasando nada, también empezamos a ver que está sucediendo algo muy digno donde la frivolidad y la prisa no tienen cabida. 

Sabemos que el Buda se sometió a muchas prácticas hinduistas de meditación. Se chamuscó la piel con fuego. Abordó la energía del tantra mediante meditaciones de todas clases. Se presionó los ojos y vio una luz neurológica y se apretó los oídos y escuchó un zumbido también neurológico, aunque supuestamente yóguico. Hizo todo tipo de experimentos y, a la postre, se dio cuenta de que todos esos fenómenos no eran sino trucos que no tenían nada que ver con el verdadero samadhi o meditación. Es posible que el Buda fuese un cero a la izquierda como estudiante de yoga o que le faltara imaginación en ese terreno. Sea como fuere, emulamos su nulidad.

A medida que fue madurando su actitud hacia la práctica, el Buda se dio cuenta de que tales artificios no son más que imposturas neuróticas. Así que decidió atender únicamente a lo simple y lo real y estudiar la relación existente entre su mente y su cuerpo, pero también a relación que mantenía con la estera de hierba que le servía de asiento y con el árbol Bodhi bajo el que se cobijaba. Examinó su relación con todas las cosas de manera muy simple y directa. Aunque eso no tenía nada de particular ni le procuró emociones fuertes ni hizo que su mente se iluminase súbitamente, en cambio, sí que resultó profundamente tranquilizador. En el momento en el el Buda alcanzó la realización, alguien le preguntó: 

-¿Cuáles son tus credenciales? ¿Cómo podemos saber que realmente has alcanzado la realización?
-Esta tierra sólida puede dar fe de ello. Esta tierra sólida, esta misma tierra, es mi testigo -respondió el Buda tocando el suelo con su mano.





19 de diciembre de 2014

El mercado de semillas - Rumi

¿Dónde vas a encontrar otro mercado como éste 
en el que
con una sola rosa puedes comprar cientos de rosaledas;
en el que
para una semilla
obtienes toda una tierra virgen;

y por una débil respiración 
el soplo divino?

Hace tiempo que tienes miedo
De ser absorbido por la tierra
O succionado por el aire.

Ahora tu gota de agua se desprende
Y cae al mar,
De donde surgió.

Ya no tiene la forma que tenía
Pero sigue siendo agua.
La esencia es la misma.

Desapegarse no es arrepentirse.
Es una profundo reconocimiento de uno mismo.

Cuando te venga el mar como amante, 
¡Cásate con él, de inmediato, de prisa,
por el amor de Dios!

¡No lo retrases!
La existencia no te puede dar mejor regalo.

No hay búsqueda alguna
Que te aporte eso.

Sin ninguna razón, un halcón perfecto
Se ha posado sobre tu hombro

Y se ha hecho tuyo.

(Reconocer la elegancia. Rumi)




17 de diciembre de 2014

¿NOS INTERESA LA VERDAD?

¿Tiene alguna importancia?

...donde la ignorancia es una bendición es una locura ser sabio,

escribió el poeta Thomas Gray. Pero ¿es así? Edmund Way Teale, en su libro de 1950 Círculo de las Estaciones, planteó mejor el dilema:

Moralmente es tan malo no querer saber si algo es verdad o no, siempre que permita sentirse bien, como lo es no querer saber cómo se gana el dinero siempre que se consiga.


El mundo y sus demonios. Carl Sagan


11 de diciembre de 2014

Esclavos - Osho


Uno de los problemas que tiene que encarar todo ser humano es el mundo en el que ha nacido. Su ser y las intenciones del mundo no van a la par. El mundo quiere que sea útil, que sea un esclavo, que sea utilizado por los que tienen poder. Y naturalmente, el hombre está resentido por esto. Quiere ser él mismo. El mundo no le permite a nadie ser lo que se supone que es por naturaleza. El mundo intenta amoldar a todas las personas a su conveniencia: útil, eficiente, obediente, pero nunca rebelde ni afirmándose, ni declarando su propia individualidad, sino siendo servil, casi como un robot. El mundo no quiere que seáis seres humanos, quiere que seáis máquinas eficientes. Cuanto más eficientes sois, más respetables, más honorables. Y esto es el origen M problema.

Nadie nace para ser una máquina. Es una humillación, una degradación; es quitarle al hombre su orgullo y su dignidad, destruirlo como ser espiritual y reducirlo a una entidad mecánica. En consecuencia, todos los niños empiezan a cerrarse desde el principio, cuando se dan cuenta de las intenciones de la sociedad, de los padres, de la familia, del sistema educativo, de la nación y de la religión. Se empiezan a volver defensivos a consecuencia del miedo, porque se tienen que enfrentar a una fuerza tremenda. Son tan pequeños y frágiles, tan vulnerables, tan indefensos, tan dependientes de las mismas personas de las que se tienen que defender.

El problema se complica más aún porque el niño se tiene que defender de las personas que creen que le quieren. Y probablemente no estén mintiendo. Las intenciones son buenas pero carecen de conciencia; están totalmente dormidos. No saben que son marionetas en manos de una fuerza ciega que se llama sociedad, todas las instituciones y los intereses creados juntos.

El niño se enfrenta a un dilema. Tiene que luchar contra los que ama, y además cree que le aman. Pero lo curioso es que la gente que le quiere, no le quiere tal como es. Le dicen: «Te queremos, sí, te queremos, pero sólo si sigues nuestro camino, si sigues nuestra religión, si te vuelves obediente como nosotros.» 


Naturalmente, poco a poco, todo niño aprende a defenderse, a protegerse. Cierra todas las puertas de su ser. No se expone a nadie, empieza a fingir. Comienza a ser un actor. Actúa según las órdenes que le dan. Si surgen dudas, las reprime. Si su naturaleza se quiere afirmar, se reprime.


Estamos viviendo con los pétalos cerrados, con miedo de hacernos vulnerables si los abrimos. De modo que todo el mundo usa escudos de todo tipo, te escudas incluso detrás de la amistad. Parecerá contradictorio, porque la amistad significa estar abierto el uno al otro, compartir vuestros secretos, compartir vuestros corazones. Todo el mundo vive lleno de contradicciones, La gente utiliza la amistad, el amor y la oración para escudarse. Cuando quieren llorar, no pueden; sonríen, porque la sonrisa es un escudo. Cuando no quieren llorar, lloran, porque en determinadas ocasiones las lágrimas pueden actuar de escudo. Nuestra risa sólo es un movimiento con los labios, y tras ella escondemos la verdad: nuestras lágrimas. 


Toda la sociedad se ha desarrollado en torno a una idea que básicamente es hipócrita. Tienes que ser lo que los demás quieren que seas, no lo que eres. Por eso todo se vuelve falso, ficticio.

Mi visión del nuevo hombre es la de un rebelde, la de un hombre que está buscando su ser original, su rostro original. Un hombre que está preparado para renunciar a todas las máscaras, todas las pretensiones, todas las hipocresías, y mostrarle al mundo quién es en realidad. No importa que te amen o te critiquen, te respeten, te honren o te difamen, que te coronen o te crucifiquen; porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo. Aunque te crucifiquen, tú seguirás estando satisfecho e inmensamente complacido.

Un hombre de verdad, un hombre sincero, un hombre que conoce el amor y la compasión y que comprende que la gente está ciega, inconsciente, dormida, espiritualmente dormida... Hacen las cosas medio dormidos. Has estado condicionado durante tanto tiempo, tantos años, toda tu vida, que deshacerte del condicionamiento también te llevará un tiempo. Te han cargado con toda clase de ideas falsas, mentiras. Te llevará un tiempo re- nunciar a ellas, reconocer que son falsas y ficticias. En realidad, en cuanto te das cuenta de que algo es falso no es difícil renunciar a ello. Cuando reconoces lo falso como falso se cae por su propio peso. Basta simplemente con reconocerlo. Se rompe tu conexión, tu identidad. Y cuando desaparece lo falso, aparece lo verdadero con toda su novedad, toda su belleza, porque la sinceridad es belleza, la honestidad es belleza, la autenticidad es belleza. Simplemente ser tú mismo es ser bello.  


Las religiones han censurado la vida de todas las formas posibles; ¿qué puede hacer un niño si todo el mundo censura la vida? El mundo está lleno de censores. Toda esta censura le impresiona.

La desobediencia es la base del verdadero hombre religioso; la desobediencia a todos los sacerdotes, los políticos y los intereses creados. Sólo entonces podrás deshacerte de los condicionamientos. Y cuando ya no estés condicionado, no te preguntarás cuál es el objetivo de la vida. Tu pregunta dará un giro. Te preguntarás: «¿Cómo puedo vivir con más totalidad? ¿Cómo puedo sumergirme totalmente en la vida?» Porque la vida es la finalidad de todo; de modo que no puede haber una finalidad para la vida. Pero sufres por la privación, y aparte de la muerte parece no haber nada más; la vida se te escapa de entre las manos y la muerte está cada vez más cerca. Tu vida no es más que una muerte lenta.
¿Y quién te ha hecho esto? Todos tus «benefactores», tus bienhechores, tus profetas, tus mesías, tus encarnaciones de Dios. Estas son las personas que han convertido tu vida en una muerte lenta, y han sido muy inteligentes al hacerlo. Han utilizado una estrategia muy simple: dicen que tu vida es un castigo.

¿Quiénes son vuestros santos? Vuestros santos son personas que viven bajo mínimos; cuanto menos viven, más grandes son. Todos vuestros sabios viven en una pesadilla, y están predicando para que les sigáis. Su esfuerzo consiste en truncar vuestra vida en todo lo posible. Se censura la vida, el sexo, el deseo de vivir con comodidad. Se censura disfrutar de cualquier cosa. Esto es truncar la vida.

Te sorprenderás si te fijas en la historia de los monasterios católicos, jainistas, budistas o hindúes: es increíble que en nombre de la religión se haya tratado al ser humano de una forma tan inhumana. Todo tipo de estupideces...

El político se ve favorecido cuando estás menos vivo, porque entonces eres menos rebelde, más obediente, más convencional, más tradicional.... ya no eres un peligro. Al sacerdote también le favorece que estés menos vivo por los mismos motivos. Si estás realmente vivo serás un peligro para todo el mundo, para todos los que te intentan explotar, los parásitos. Lucharás con dientes y uñas. Preferirías morirte antes que vivir como un esclavo, porque para una persona completamente viva incluso la muerte no es una muerte, sino la culminación de la vida. Sigue viviendo intensa y totalmente incluso en el momento de su muerte. No tiene miedo a la muerte, no le tiene miedo a nada.

Esto hace que los poderes establecidos tengan miedo de las personas vivas. Han encontrado una estrategia muy sutil que consiste en otorgarle una finalidad a tu vida: esta finalidad es que seas alguien.

Tú ya eres lo que la existencia quiere que seas. No tienes que convertirte en alguien.  


¡Qué extraño! Nadie se ocupa de sí mismo; todo el mundo quiere ser otra persona. Eso trunca tu vida completamente. Por eso digo que la vida no tiene ninguna finalidad porque es una finalidad en sí misma.
Olvídate de todas las finalidades. Olvídate incluso de la idea de futuro.
Olvida completamente que vaya a haber un mañana. Retírate de todas las dimensiones y direcciones. Concéntrate aquí y ahora, y en ese instante podrás conocer la vida en su eternidad. 

El libro del hombre, Osho.